PREPARARNOS PARA LA TEMPORADA DE VERANO

El verano es una de las temporadas del año más relevantes para el sector de la restauración y la hostelería, ya que hay un incremento de clientes y, por tanto, más posibilidades de generar más rendimiento de nuestra actividad. Con la llegada del buen tiempo y las vacaciones, los clientes se animan a salir de casa y disfrutar de la gastronomía y el clima. Además, cabe destacar que es la época del año en la que hay más volumen de turistas, que pueden convertirse en clientes.

  
  

 ¡Todos los detalles cuentan!

  

   
  

Por este motivo, resulta imprescindible adaptar y acondicionar nuestro local a los requisitos de la temporada. Actualizar la carta y el menú de nuestro restaurante, preparar la terraza y cuidar la temperatura del restaurante son acciones que nos pueden ayudar a tener todo a punto para el verano.

   

REFRESCA LA CARTA

A la hora de construir nuestra carta hay que tener en cuenta la temporalidad de los alimentos. Los que son de temporada, además de adaptarse a las condiciones de la estación, resultan mucho más económicos que durante el resto del año.

   

   

En verano apetecen más platos ligeros y frescos. Por ello, es ideal ofrecer combinaciones simples y refrescantes, poco copiosas y de fácil digestión. Los cítricos, las frutas, las verduras, las hierbas, los helados, los pasteles y los sorbetes son buenos recursos para combatir el calor. También, recuerda que durante el verano se tiende a comer menos, así que hay que calcular bien la ración de cada uno de los platos.

 

CUIDA LA TEMPERATURA

La llegada del verano viene acompañada de una subida de las temperaturas. La sensación de calor quita bastante el apetito y dificulta la digestión. Una buena opción es refrescar el ambiente dentro del local con aire acondicionado o ventiladores; y si tenemos terraza, podemos utilizar sombrillas y sistemas de vapor de agua para crear un microclima fresco.

 

PREPARA LA TERRAZA

A menudo, cuando pensamos en el verano nos vemos comiendo o cenando al aire libre. Sin duda, los locales que cuentan con terraza tienen un valor añadido durante esta época del buen tiempo. Por eso tenemos que adaptar nuestra terraza a las condiciones ambientales y climáticas. Como hemos dicho antes, es imprescindible contar con sombrillas. También, podemos refrescar el clima con un sistema de nebulización -emisión de vapor de agua-. Hay que evitar el mobiliario que atrae y retiene el calor y apostar por materiales que no sean conductores térmicos.

   

 

Fuente: Frigoríficos del Moral SA.

Volver al listado

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede saber más sobre nuestra política de cookies aquí

Acepto